27/9/07

¡A las barricadas!


Hace cosa de un mes, los monstruos frecuentan la habitación de Margarita. No hay que tomarlo a broma. Pueden aparecer de noche, especialmente con la luz apagada, o de día, si mamá no está cerca. Su escondite predilecto es la entrada, un cuadrado pequeño y sin ventanas, que queda justo delante de la habitación. Además, es lugar de paso obligado en nuestra alargada pequeña mansión. Un problema. Pero como somos mujeres de armas tomar, estamos preparadas: en la cabecera de la cama, siempre despierto, vigila Paf, un dragón naranja con zapatillas deportivas azules, más fiero de lo que parece (sabe dar fogonazos, asegura Margarita); un ángel de la guarda grande (el de mamá es pequeño y le canta canciones) y con una gran espada se ocupa de asustar a los posibles intrusos; y, por si fuera poco, contamos con nuestra arma secreta: la escoba de barrer monstruos. 100% eficaz. Hoy un monstruo ha intentado asustarla a las 4 de la madrugada, pero ha aparecido mamá. Al final, no hay monstruo que resista la presencia de mamá, y Margarita ha podido dormir tranquila.

8 comentarios:

Enric dijo...

Fins ara, el millor!

J. dijo...

Si yo fuese monstruo, tambien tendría miedo de una mamá. Y de algunas mamás más que de otras.

Ferran dijo...

Precioso, precioso.

Gracias

Nico dijo...

M'ha agradat molt. M'acabo de posar a l'ordinador i el primer que he fet ha sigut mirar els blogs (i fotolog) dels meus germans, i és que estic malalt (fa només dues hores i mitja que m'he aixecat del llit) i tenia moltes ganes de mirar què havíeu escrit.

Nico dijo...

Per cert, com és que el meu nom surt de color negre i el dels altres blau??

Á. Matía dijo...

Puff... hoy en día hay niños que ya se defienden solos... Menudos son...jaja

Un saludo

Marc Roig Tió dijo...

Y saber que ese Paf vino desde Italia escondido en el fondo de una mochila por lo feo que era. No me estraña que espante a los monstruos...

Un beso!

ramiro dijo...

Qué suerte, un ángel de la guarda pqueño y cantante. Es Bobby Darin. Mi ángel de la guarda se pasa el día resolviendo el sudoku de La Vanguardia.
Nicolau, nuestros nombres van en negro porque no damos el perfil.