15/4/08

Guillermo Jorge Manuel José


Siempre que el abuelo de Joana viene de visita le trae un libro. Esta vez ha sido el de Guillermo Jorge Manuel José, un niño con cuatro nombres que vive al lado de una residencia de ancianos y que decide buscar y regalar memorias a su amiga, la señora Ana Josefina Rosa Isabel, porque oye a sus padres decir que ha perdido la suya. No solo el texto merece la pena: las ilustraciones son sencillas, simpáticas, expresivas y divertidas.
Leer y mirar buenos libros infantiles es una afición que recomiendo. Dejarse llevar unos minutos -no duran más- por historias que hablan de inocencia y bondad sin subterfugios. Los contratiempos, las desgracias tienen solución, una solución tan sencilla que parece increíble que a nadie más se le haya ocurrido. Reconozco en estas historias las mismas soluciones que me da Joana: ¿Estás cansada, mamá? Espera. Y recoge del suelo una piedra y me la da. Toma una fuerza.

3 comentarios:

Mae dijo...

Ahhh...¿de ahí te viene tu fascinación por las camisetas enormes de dibujos horribles?
:)

Ale's mom dijo...

La creatividad de Joana es "sabia". Qué bien acompañada estás.

Marc Roig Tió dijo...

Una piedra para que te de fuerza y una hoja para alejar a los lobos: remedios infalibles!