23/7/08

La Virgen de la Arena


Una de las más de cien iglesias de Wroclaw es la de la Virgen de la Arena, que se alza en una de las orillas cercanas a Ostrow Tumski, la isla de la catedral. Es uno de esos majestuosos edificios de ladrillo rojo oscurecido que sorprende una vez traspasado el umbral. El interior desdice la imagen que pueda concebirse desde fuera: no es excesivamente luminoso, pero sí limpio, cuidado. Dos filas de hermosos retablos de madera señalan el camino hasta el altar mayor, donde se encuentra una imagen de la Virgen venida del Este.
La capilla más curiosa de esta iglesia está a la derecha. En la puerta, un cartel advierte: "capilla de los ciegos y los sordomudos". Hay un sagrario con el Santísimo y algunos bancos. En nada más se parece a una capilla convencional. Un belén multicolor, ruidoso, luminoso y abigarrado ocupa toda la parte principal de la estancia, rodeando al sagrario, y algunas escenas algo más pequeñas se desarrollan en los laterales. Sólo están libres de personajillos de cuento la puerta, el techo y el suelo. Es la obra continua del sacerdote que regenta esta capillita desde hace alrededor de cuarenta años, también él sordomudo. Todos los domingos hay aquí misa para ciegos y sordomudos, con lecturas en braile, imágenes del calvario troqueladas y tal vez toda la algarabía del Belén funcionando.
El sacerdote parecía disfrutar con nuestra sorpresa y nos racionaba los interruptores para que no decayera el interés. Ahora señalaba un rincón y empezaban a bailar un grupo de pastores muy bien avenidos, a pesar de que había entre ellos parientes de pin y pon y de la muñeca Nancy. Aún no habíamos podido cerrar la boca cuando señalaba la otra esquina, donde una ventanita de madera abría despacio sus batientes para mostrar a un sonriente Juan Pablo II con sus brazos alzados, saludándonos y bendiciéndonos.
Y con su bendición nos fuimos, seguros de no haber visto una capilla para el Santísimo más extravagante.

2 comentarios:

mnt dijo...

Parece un Belén de mazapán.

mòmo dijo...

jeje, sí que lo parece, sí. Y eso que en la foto no se aprecia en toda su plenitud...