9/1/08

Charlas en el coche


- ¿Mamá?
- ¿Sí?
- Yo estoy muy triste.
- ¿Triste? ¿Por qué?
- Porque ¿sabes qué pasa?
- A ver, dime, ¿qué pasa?
- Pues que Cristina no está y no hay uvas.
- ¡Ah! Eso. Bueno. No te preocupes.
- ¿Por qué?
- Porque otro día iremos a Sant Pol y veremos a Cristina.
- Sí. Y cuando sea verano habrá muchas uvas y yo estaré contenta.
- Claro.

***

- ¿Mamá? ¿Sabes qué pasa?
- Dime.
- Nooooo. Me tienes que decir qué pasa.
- Perdón. ¿Qué pasa?
- Un día, el viento cerró la puerta y no podíamos entrar*.
- Es verdad. Y no nos gusta, ¿a que no?
- No. ¡Viento! ¡Malo! ¡No cierres la puerta porque sino yo no puedo ir al colegio y mamá no puede ir a la bibisidad!
- Bien dicho.

* Tiene la memoria de su bisabuelo: un día de lluvia la reja del colegio se cerró, no les funcionaba el teléfono y no había manera de entrar.

PD: Pues va a ser que no, que hoy tampoco hay foto-postal de Venado tuerto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un ídolo de masas Mónica, Joana va a ser un ídolo de masas!!!!!
Jajajajaja!!!!

Gurb.

Enric dijo...

¿Dijo "uvas" o "raïm"?

mòmo dijo...

De momento es nieta y sobrina única, Gurb. Masas que la idolatran no le faltan...
¡Qué preguntas!, Enric: raïm, claro.