1/2/08

disfraces


Colgaron el aviso el martes, para que tuviéramos tiempo de hacernos a la idea: ¡Recordad que el viernes día 1 celebramos el carnaval! Todos los niños deben venir disfrazados.
- ¿Qué te parece, Joana, de qué querrás disfrazarte?
- De vaca.
- Vaya. (Va a ser que no, pienso).

¿Y de qué la disfrazo? El experto en pergeñar disfraces era -o es, no sé- mi hermano Enric, pero no creo que pueda venir de Jerusalén sólo para disfrazar a Joana. Liège me ayuda:
- Píntale unas alas de mariposa en las mejillas y unas antenitas aquí (y con sus dedos resigue dos líneas imaginarias de la nariz a la frente); luego le haces una falda de tul y verás qué bonita.
Con las alas en las mejillas, aún podría enfrentarme. Supongo que la gente no distinguiría mi mariposa de un payaso, pero podría probar. Pero ¿hacer una falda de tul? Creo que ni siquiera sé distinguir el tul del esparto...

Por suerte, siempre hay amigos con niños que pueden prestarnos un disfraz.
- Antonio, ¿tienes algún disfraz de Juan para prestarme?
- De vaquero, ¿a Joana le importará?
- ¿Bromeas? ¿Pistola y un palo con cabeza de caballo? Estará encantada.

(La maestra): - Recuerda que mañana debe venir disfrazada.
- Claro, Marta, ya tenemos disfraz. De vaquera, ¿verdad, Joana?
- No. De vaca.

Epílogo
Ni mariposa ni vaquero ni vaca. Fiebre.

5 comentarios:

Marc Roig Tió dijo...

Maldita la fiebre, siempre en el peor momento. A recuperarse, eh?

Anónimo dijo...

Ohhhhh!!!!!!!!!
Pobre Joana........con fiebre y sin disfraz de vaca......

Ponte Güena pronto Joana!!!
Un beso.

Gurb.

Marta dijo...

De vaquero habría estado preciosa. Pistola, canana y sombrero de ala ancha. Guapísima. Pena de fiebre. ¡¡Que se mejore!!

Enric dijo...

¿De vaca? No creo que sea muy difícil.Al fin y al cabo, todo es en blanco y negro.

María dijo...

ala! qué pena!... se merece un buen disfraz de vaca. jajaja que maja!