30/1/08

Léase muy compungidamente


- Mònica... Es hoy.
- ...
- Hoy es el día. Tengo dentista.
- ¡Ah! Me habías asustado, Teresa. Pensaba que había olvidado algo importante.
- Mi dentista es importante. Yo no soy valiente...
- ¿A qué hora?
- A la una y media. Luego bajaré a comer algo... Dios sabe cuándo podré volver a comer.

5 comentarios:

am dijo...

Jaja, comparto ese miedo al dentista. Uf.

María dijo...

pobre... a mi el miedo al dentista se me quitó yendo...

nico dijo...

Creo que nunca he ido al dentista (sólo al del colegio, que aun dudo que fuera dentista).
¿Puedo preguntar si Teresa es una niña o una mujer? No me ha quedado muy claro

mòmo dijo...

Estoy más con am que con María. A mí me tocó ir hace 15 días y casi salto de la silla en cuanto vi el tamaño de la jeringa. Cerré los ojos con fuerza y no quise ver nada más.
Nico, Teresa es un alma cándida, menuda y siempre sonriente que trabaja conmigo en la biblioteca. Tiene la edad de nuestra María. No sé si eso responde a tu pregunta.

Bloody Marie dijo...

Nico, yo tampoco lo sé... No sé si la analogía es muy buena. A esta edad, a veces me siento niña, a veces me siento mujer.