6/1/08

trabajos reales


Ayer, a penúltima hora, el sujeto A se llevó al sujeto B supuestamente a los columpios. Conducía el sujeto C.

- Tengo que terminar algunos encargos.
- Yo también. Vamos, Joana, buscaremos columpios.

A y B pasaron por los columpios unos minutos.

- Ahora necesito que me acompañes a la tienda de bicis. Quiero buscar una bici para verla bien y luego poder dibujarla en la carta, ¿me ayudarás?
- Sí. Yo la dibujaré. Le pondré una, dos, tres y cuatro y cinco ruedas.
- Mmm. Vamos a ver algunas y contaremos las ruedas.

...

- Es aquí. Mira cuantas. Empieza a buscar una para mí. (Buenas, necesito un casco de duatlón para mi hermano).
- ¡Mamá! Son dos, tienen dos ruedas.
- Bien.
- Esta para ti.
- Mmm, no. La quiero... morada. Sí, búscame una morada. Por allí atrás.
- Vale.
- (A ver, entonces este es mejor, pero este también es bueno...) ¡Joana!
- ¿Sí?
- Busca sin tocar.
- Vale.
- (Este me parece bien. ¿Se podrá cambiar? ¿Me lo envuelves? Dos bolsas, por favor, que no se vea).
- ¡Mamá!
- Voy.
- ¡Es morada!
- Entonces es esta. Fíjate bien, luego la dibujaremos.
- (Gracias) Hasta luego.

5 comentarios:

Enric dijo...

Tanto esfuerzo por despistar a Joana, me despistó a mí: la primera vez no entendí nada. Ahora -entraba al blog para preguntar: en la foto, ¿nosotros?- lo he leído de nuevo y ¡qué bueno!

Marc Roig Tió dijo...

Vaya, pues a mí los Reyes me trajeron un casco para duatlón. En la foto... yo soy el que está sentado en su regazo, no?

mòmo dijo...

Sí, peque: eres tú.

mòmo dijo...

Sí, peque: eres tú.

am dijo...

Me imagino las faenas que tienen que hacer los padres para comprar los regalos, siendo los niños tan curiosos, jaja.

Saludos!