19/5/08

Tierra Santa


Somos una familia dispersa (geográficamente hablando). Cada cual busca ser mejor persona en un sitio u otro: Sant Pol, Valencia, Zizur, Estados Unidos o Jerusalén (Marc es un caso especial: creo que es nómada). Enric, desde Jerusalén, es quien nos tiene a todos encandilados. Vive para los demás: a esto ha decidido dedicar su vida. Y no está solo. Él y sus compañeros se dedican a hacer apostolado entre católicos de diferentes ritos, armenios, cristianos protestantes, ortodoxos, musulmanes, etc. Mantienen activo el club juvenil Alif con campeonatos de fútbol, celebraciones, campamentos... Incluso algunos de los chicos han podido -mediante becas y subvenciones- visitar España.
Ahora, uno de los sacerdotes que comparte esta gratificante labor con mi hermano ha creado un blog y promete compartir su experiencia. Lo celebro: mi hermano y todos sus compañeros de armas necesitan carretadas de oraciones para que su trabajo siga siendo fructífero. Cada vez que uno de ellos está completamente hecho al país y a su gente, habla hebreo y árabe, conoce a los chicos y logra recordar la procedencia (cultural, religiosa) de cada uno, las autoridades consideran que su estancia ha sido ya demasiado larga y lo echan.
El blog, si alguien quiere seguir las aventuras de un sacerdote en Jerusalén, es http://unsacerdoteentierrasanta.blogspot.com/.

El último en enfrentarse a las caras avinagradas de las autoridades ha sido Enric, y nos ha pedido que recemos para que todo salga bien. Como nos conoce, nos prohíbe rezar para que "bien" signifique que lo echan y vuelve a casa. Bien es quedarse y seguir trabajando para Dios. Se aceptan y agradecen contribuciones en forma de Padrenuestro, Avemaría, Jaculatoria, Rosario y demás.

5 comentarios:

Enric dijo...

Se siente un no sé qué al convertirse en personaje de blog...

nico dijo...

Caram, Mòmo. Això ho has escrit tu??

Bloody Marie dijo...

Cuesta...pero lo intento cada d'ia un poco.

mòmo dijo...

No, Nico, ha sido mi hermanastra malvada. Yo jamás sería tan comprensiva con un hermano numerario.

Marc Roig Tió dijo...

Vaya, he descubierto que soy nómada. Quizá nunca tuve tiempo de "pararme" a pensarlo.