18/5/09

vamos de copas



Estamos ampliando nuestro círculo de amistades. Ayer fuimos al Rinek -la plaza mayor y centro vital de la ciudad, sobre todo los fines de semana- a tomar unas cervezas (tal vez no sepan qué hacer con las uvas, pero con la cebada son unos artistas) con Marek y José Luis, un vallisoletano afincado en Wroclaw desde hace ya varios años.
El Rinek es un buen lugar para que Joana queme reservas de energía: puede correr, buscar enanitos (porque en Wroclaw hay un montón de enanitos escondidos en las esquinas, las plazas, los quicios de las puertas...), saludar a los grupos de turistas, salir en las fotos de otras personas. Intentó llamar desde tres cabinas de teléfono paralelas a su abuelo, primero, y a su abuela después. Yo le apuntaba el número en un papel y ella marcaba. Tuvimos algún percance con el cuatro, que en un momento dado decidió desaparecer, aunque regresó enseguida.
José Luis le hablaba en español, aunque las muletillas se le escapaban en polaco. A Joana no parecía importarle. Estos días he comprobado que habla en inglés con bastante soltura, sobre todo con Marek. En polaco sigue usando pocas palabras, pero importantes: por favor, gracias, buenos días, hasta luego. No sé si su vocabulario en la escuela será mayor; sé que gesticula mucho ("hoy en el cole tenía frío y no me han dado la chaqueta. ¿La has pedido? Sí, pero no me entendían; y luego he hecho la forma y tampoco me entendían"). Conmigo habla su especial catalán castellanizado. Parece que vayamos donde vayamos mantendremos conversaciones a tres o cuatro lenguas. Esta vez la cosa era así (esquemáticamente):
1. Joana - mamá: catalán/castellano
2. mamá - Joana: catalán
3. mamá - José Luis: español
4. José Luis - Joana: español/polaco
5. José Luis - Marek: polaco
6. Marek - mamá: inglés
7. marek - José Luis - mamá: inglés
8. Joana contando una historia para todos: un señor... and then... chu chu chu chu.

Ya lo comentó Sergio antes: los idiomas están para comunicarse. ¡Babel, a mí!

Pero a cierta hora, sobre todo ahora que Joana ya se ha despedido de la siesta, las conexiones de su cerebro privilegiado empiezan a apagarse poco a poco, pierde de vista nuestro sencillo esquema de comunicación y me dice cosas como mamá, one moment.

5 comentarios:

Karentfa dijo...

Me hubiera gustado que esa foto tuviera audio... ?en qué idioma le hablará al enanito viajero?... no importa, seguro que le cuenta algo divertido!!!

pau dijo...

Los idiomas están para comunicarse y nos comunicamos para? para amar y sentirnos amados. Cuantos más idiomas, mejor!
beijinhos.

Liège dijo...

¡Impresionante!
Sergio tiene razón.
Me alegra saber que todo va bien.
En la foto del día del deporte nuestras sonrisas eran para vosotras.
Besos.

Sergio dijo...

No me lo creo, con lo bien educada que es Joana será más bien : "mamá, one moment, sisplau"

Txarlin dijo...

Me gusta mucho esta foto de Joana contigo.. ¿quién os echó la fotografía?....