24/7/09

adiós a mi vocación de chef


Durante la comida, en casa solemos hablar de comida.
- Papá, hoy este arroz está diferente. ¿Qué le has echado?
- ¿Lo notáis? Sí, es... (no voy a desvelar secretos culinarios, ¡estaría bueno!)

Joana, cómo no, se adapta a las costumbres familiares.
- Diles, Joana, cuánto te gustaron aquellos espaghetti que te preparé en Wroclaw, con salsa roquefort y jamón.
- Sí. Me encantaron muchísimo.
- ¿En serio? -pregunta Marc- ¿A qué sabían?
- ¡A fresa!

2 comentarios:

Sergio dijo...

Te paso el teléfono de Arguiñano.

Enric dijo...

Tendrás que llevar a Juana a que le revisen la pituitaria.