27/8/09

un mapa para mamá


- Hola, mamá. ¡Felicidades!
- Hola, hija. Muchas gracias.
- ¿Sabes qué va a ser tu regalo? ¡Un mapa!
- ¿Un mapa? ¡Qué guay!

(Creo saber de dónde ha salido la idea del mapa. Abuelo y nieta disfrutan recordando cuántas veces y en cuántas ciudades me he perdido.)

- Sí: un mapa de puntitos que he hecho en misa.
- Vaaayaaa. ¿Y es mapa del tesoro o es mapa normal?
- No, no es del tesoro. Pero otro día te haré un mapa con una isla y un tesoro muy grande.
- Claro, porque los tesoros siempre están en una isla, ¿no?
- Sí: en una isla redonda que está muy lejos, y no podemos llegar ni nadando.
- ¿Ni nadando?
- No, porque está muy lejos y nos cansaríamos y luego nos caeríamos y por eso tenemos que atarnos al barco.
- Claro.
- Sí.

* La imagen está tomada de aquí.

3 comentarios:

Sergio dijo...

Feliz onomástica.
PD: Tenemos el barco y la isla preparados; sólo nos falta la tripulación.

Mae dijo...

Un mapa es mejor que que una amiga te pida dinero para ir a comprar un regalo para tu santo, y que aparezca el día de tu santo y, además de no saludarte y no haberte comprado nada, haya usado ese dinero (destinado para el regalo, en origen) para comprarse unos pendientes que trae puestos y te los muestre...
¡Zorionak!

mòmo dijo...

Tentador, Sergio, tentador. La tripulación estará lista en breve. No vayas a perder la paciencia y enrolar a cierto cocinero cojo...
La ventaja de eso, Mae, es que con amigos así, no hay plazas libres para enemigos.