12/3/10

Encuentros en la tercera fase


- Mamá...
- ...
- Mamá...
- ...¿Qué te pasa? ¿Qué quieres? ¿Por qué no estás en la cama?
- ¿Puedo dormir contigo?
Tengo mucho sueño. No quiero discutir. Mucho menos levantarme para acostarla.
- Está bien. Sube a la cama.

***

- ¿Qué ha pasado esta noche, Joana? ¿Por qué has venido a mi cama?
- Ah. Es que un gato, en mi sueño, me ha mordido el culo... ¡y ha sido verdad!
Qué gracia.
- No ha sido verdad, Joana. Un sueño no puede hacerte nada de verdad.
Se ha puesto seria.
- Mamá, ha sido verdad. No te miento.

1 comentario:

Enric dijo...

Puede ser. Recientemente me he despertado de un sueño porque alguien, no recuerdo quién, me daba unos toquecitos a la espalda. Al despertar descubrí asombrado que tenía mi propio brazo enrollado alrededor del torso, y que con el índice llegaba a darme unos toquecitos en la espalda.