3/3/10

A long long time ago


Con el permiso de Joana.
Hoy me toca a mí. Desde entonces no he cambiado mucho. A veces me dejo el pelo largo.

Un par de anécdotas y sus consecuencias: mi madre, que entonces era una novata, no fue preparada a la clínica, por lo que en lugar de un bonito camisón iba haciendo propaganda de La casera. La camiseta, como no, era roja. Consecuencia: siempre ropa cómoda, a pesar de la elegancia. Mi padre, nervioso, esperaba leyendo El hombre con dos pies izquierdos, de P. G. Wodehouse. Consecuencia: no sé bailar.

8 comentarios:

Sergio dijo...

"Quien a los suyos se parece, honra merece". ¡Muchas felicidades!

Anónimo dijo...

Felicitaciones y más felicitaciones Monica (este computador no me deja poner la tile en su lugar). Qué foto más hermosa.

Un abrazo gigante.

Anónimo dijo...

Hola, enana!!
No has cambiado nada de nada, 'tás igualititititititititita.
Un besote de chucky, de mi luli y mío.

Anónimo dijo...

Muchas felicidades, Mónica!
qué tal va el día? como te ha festejado Joana???
Me alegró verte el lunes. A ver cuando volvéis por aquí Joana y tu!
Que lo pases muy bien y que cumplas muchos más!!!!
abrazos a Joana y a ti!
bettyboop

Ander dijo...

¡Un alevín de doctora! Felicidades, Mónica, pasa buen día.

Mae dijo...

Esa nariz es la misma!!
Ya te extraño mucho.
Es increíble como esos detalles marcan los nacimiento. Yo creo en eso, desde luego. ¿te acordás que a mí me pasearon por la cocina y el lavadero de la clínica cuando nací? Parecía una chica criada...y eso me marcó como excelente ama de casa (...)
un beso enorme!!

Marta dijo...

¡Nunca es tarde para aprender algo nuevo así que... a bailaaaar! :)

ZORIONAK!

Olzy dijo...

Fíjate, al principio pensé que se trataba de un bonito bebé-anuncio de 2010. Eso supone, casi por silogismo, que eres ¡joven y guapa! ¡Muchas felicidades!