21/7/10

Amor de segunda fila


- Sabes, mamá, un día existió un niño que se llamaba Josemaría.
- ¿Ah, sí?
- Sí. Existió de verdad.
- Ah. ¿Y quién te habló de él?
- No sé. Alguien. Fue en el cole de Zizur.

Ya voy atando cabos. Sé que en el colegio trabajaron la persona de san Josemaría. Debe de referirse a él.

- ¿Y qué te contó tu maestra de Josemaría?
- No me acuerdo.
- Ah. Ahora está en el cielo. Es un santo. Tus tíos y tu abuela lo quieren mucho.
- Y yo.
- Claro. Tú también.
- Es que, ¿sabes?, yo tengo primeros en mi corazón, iguales, a Jesús, a la Virgen María, a san José y también a san Josemaría.
- ¿Y a santa Juana de Arco?- Pregunta el abuelo desde la cabecera de la mesa.
- Sí. A Juana de Arco también.
- Vaya, Joana, ¿y yo? Porque parece que cada vez más gente me pasa delante en tu amor...
- Sí, mamá. Tú estás en la segunda fila.

3 comentarios:

Liège dijo...

¡Pobrecita! Jeje... Pero sabes que estás en la primera.
Mi abuela también te manda besos y te da las gracias. Estamos en invierno y, aunque no hace tanto frío como en España, la gente mayor suele sufrirlo un poco... Ella ha tenido una infección pulmonar y estuvo casi una semana ingresada, pero ya se encuentra muchísimo mejor.
Sí, avó (con la "o" abierta) significa abuela. Y avô (con la "o" cerrada), abuelo.
Muchos besos y saludos a Joana, a ti y a toda tu familia.

Anónimo dijo...

Jajajaja
Si criamos bien a nuestros hijos, a los papás nos sale segunda fila. Así que felicitaciones porque Joanna ha aprendido bien eso de "amar a Dios sobre todas las cosas". Besos
Grisel

Sergio dijo...

Más bien estás en el "backstage", vigilando y disfrutando en un lugar especial.