19/6/12

Nuestro paseo de la fama

- Mamá, mamá, ¿sabes qué?
- No, Joana. Cuéntame.
- Hoy en clase de gimnasia han puesto una canción de Louis Armstrong.
- ¿Ah, sí? ¿Te lo ha dicho la profesora o lo has reconocido tú sola?
- No, no me lo ha dicho. Yo le he dicho: oye, Ana, ¡este es Louis Armstrong!
- Ah. ¿Y qué ha dicho ella?
- Que sí.

No puedo evitar sentir esa punzada de orgullo tonto. Louis Armstrong es una especie de totem familiar, por decirlo de algún modo. Mis hermanos y yo hemos crecido oyendo a mi padre hablar de su "amigo" Louis y de su "amigo" Frank. Siempre los menciona como si se tratara de viejos y añorados amigos. En las conversaciones de sobremesa, o incluso en la tienda, desde detrás del mostrador, suelta algo así como "Sí, Louis antes venía bastante a cenar, pero últimamente lo agobian con actuaciones y no tiene tiempo". Hace poco me contó mi padre que dejó boquiabierto a un cliente que se quejaba porque se había perdido el concierto de Bruce Springsteen, al decirle: "Hombre, si tanto te afecta ven a escucharlo a casa. Siempre que está por aquí se queda a cenar, y siempre le pedimos que nos cante algo". Por suerte para el pobre hombre, Ángeles se dio cuenta del enredo de su jefe y desmintió la broma.

- Y, ¿sabes, mamá?
- Perdona, no te escuchaba. Dime, dime.
- Le conté a Ana que Louis Armstrong es amigo de mi abuelo. Y que a veces ha venido a casa a cenar.

Ups.

5 comentarios:

Silvia Parque dijo...

No es raro que lo que diga una niña amerite una sonrisa; pero la verdad es que lo que leo de ella me deja una especie de sentimiento agradable que dura buena parte del día. Tal vez sea la gracia de la escritura de la mamá.

Satchmo dijo...

Qui em va convèncer que toqués la trompeta, si no?

Mae dijo...

Qué genio Enric. Cuánto lo admiramos. Qué pena que su amigo Louis no estaba en Sant Pol cuando pasamos por ahí. Tal vez esta Navidad...

macetaenelparamo dijo...

Gracias a Quino, Louis Armstrong siempre será para mí "el famoso trompetista de color" (Miguelito) y el primer hombre en pisar la Luna (Manolito).

El del sur dijo...

Conociéndote un poco, apuesto que ya has desecho el entuerto. Conociendo, lo poco que lo conozco, seguro que si ellos le conocieran ese poquito, sería Louis quien diría eso de: "¡Hombre Enriq!, ¿cómo no has venido a mi último concierto en Barcelona?"..., o algo así...