21/9/07

primera leccion

Me embarco en esta aventura internáutica equipada con la lección de amor de un amigo y maestro que ya nos contempla desde el cielo, junto al Señor. Su familia, siguiendo el ejemplo que Xavier Fàbrega les -y nos- legó, ha sabido interpretar el que sería su mensaje póstumo a sus amigos. Como el recordatorio está en catalán, la traducción es mía y me disculpo por la calidad del resultado:

No llores si me amas
Si conocieras el don de Dios
y aquello que hallarás en el cielo...
Si pudieses oír el canto de los ángeles
Si vieras los horizontes y los nuevos caminos
por donde ahora voy...
Si por un instante contemplaras la armonía
y la belleza que yo contemplo...

Me verás de nuevo, transformado y feliz,
ya no esperando la muerte;
y caminaré junto a ti, sosteniendo tu mano
por los nuevos senderos de luz y vida...
Seca tus lágrimas y no llores si me quieres.

(San Agustín)

4 comentarios:

J. dijo...

Pues hay que estrenar esto de comentarte, Mònica -acabo de leer el mensaje en mi móvil moroso-. Me alegrará mucho leerte. Adelante...

J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Enric dijo...

Felicidades, Mònica, por el inicio del blog, especialmente en estas duras circunstancias en que lo haces... Xavier Fàbrega bien se merece este primer comentario, y mucho más. Desde Jerusalén, ciudad que vemos en la foto, le recordaremos con mucho cariño.
Y que puedas seguir con notas igual de jugosas, pero por motivos menos dolorosos.

shirley dijo...

Enana linda:

Has vuelto a la pluma -cibernética esta vez-, aunque con una noticia agridulce. De todos modos,me alegra que empieces este blog, pues si no hablamos tan seguido como quisiera, por lo menos podré leerte y saber qué tiene esa cabecita tuya.
Missyousomuchsiempre.

Tamalito