28/11/07

Sobre gustos

- ¿Qué cuento leemos hoy?
- Ése, el de los elefantes.
- Vale. "Había una vez..."
- Mira, Mònica: flores.
- Sí.
- ¿Por qué?
- Para que se las coman las elefantas.
- ¿Por qué?
- Porque lo dice el papá elefante.
- Pero no le gustan.
- No.
- ¿Y este qué come?
- Hierba.
- A mí no me gusta la "yebra".
- A mí tampoco.
- Ni el café.
- Ah. A mí sí.
- Cuando sea grande me gustará el café.
- Probablemente.
- Y cuando sea elefante me gustará la yebra.
- Casi seguro.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Esa niña es un genio.

Jajajaja!!!!!!!!!!!!

Gurb.

Enric dijo...

Mejor elefante que mejillón, como Nico.

Marc Roig Tió dijo...

Elefanta??? A ver si le enseñas bien los femeninos! Bastantes problemas tiene Joana con el bilingüismo como para que encima le metas esas clases magistrales.

mòmo dijo...

Completamente de acuerdo, Gurb (y no es porque sea mi hija, no...).
¿Nico quería ser un mejillón? ¡Madre mía, vengo de una familia de locos!
Marc, me parecía muy pedante hablarle a Joana de los elefantes hembra. De vez en cuando hay que hacer concesiones.

Mis Caminos dijo...

Cuando yo sea Joana... seré un genio.

Nahum dijo...

Pues sí, la verdad es que más lista que el hambre...

Y su Mamá tiene todo el derecho a pregonarlo. Je.

am dijo...

Jajaja, qué genial!

J. dijo...

Ser un elfante grande para beber cafe y comer hierba. Quiero enseñarle dibujo a Joana. Y que me explique ella un par de conceptos vitales a cambio.

Enric dijo...

Sí, Mò: de tanto que le gustaban, Nico quería ser un "musclu".