3/12/07


El 22 de noviembre de 1937 san Josemaría Escrivà, escondido junto a unos compañeros en la ermita de Pallerols de Rialb, pedía con fervor una señal que le indicase la voluntad divina: volver a Madrid (a morir) o seguir camino hacia Andorra, huyendo de la persecución religiosa (que no ocurrió), y seguir avivando la recién estrenada tarea del Opus Dei. La Virgen de la ermita, la Mare de Déu del Roser, le ofreció una de las rosas de madera dorada que habían decorado su retablo antes del destrozo sistemático de cualquier símbolo religioso (que tampoco ocurrió).

Este domingo, la niebla se ha apoderado del promontorio. A los pocos minutos de haber comenzado la misa, sólo era posible ver al arzobispo de Urgell frente a la difuminada silueta de la ermita, y las cabezas de los fieles que seguían su homilía. Nada más, a un lado y al otro, la niebla lo escondía todo.

El sábado, en cambio, el sol nos acompañó durante toda la excursión. Salimos de Organyà (cuna de la literatura catalana; unas homilías, precisamente), de una masia donde pernoctó el grupo de san Josemaría (escondidos en las porquerizas, claro) y subimos hasta la ermita de santa Fe. El camino no es duro en exceso; subiendo, por la cara soleada, huele a tomillo y a romero; de bajada, en la ladera húmeda, huele a bosque mediterráneo: tierra, madera, hojas de roble.

Joana se ha estrenado por fin en esto de las excursiones. Se ha portado muy bien, a sus dos años y medio ha andado cuanto le he pedido y cuanto ha podido -ralentizando un poco la marcha general, eso sí-; en algunos tramos la cargaba en mi espalda y le contaba que así llevan las mamás mono a sus hijitos de un lado a otro. Cuando yo no podía más, el abuelo o la abuela o unos brazos caritativos me la quitaban de encima y la cargaban un rato. Y llegamos a la ermita y tocamos la campana y vimos el Cadí de espaldas y, al fondo, los Pirineos. Todo llegará, Joana.

(No, tampoco encontré setas).

En la imagen, el risco de santa Fe, según aparece en Google.

6 comentarios:

Marc Roig Tió dijo...

Y yo que me lo he perdido. Por cierto, ¿alguna masía por esa zona estaba en venta?

Enric dijo...

¿Habéis cazado algún camaleón?

Anónimo dijo...

De fet els nois Roig sou la llet a l'hora de fer preguntes eh? Que si una masia, que si un camaleó... La pregunta important (a veure si apreneu algo del pare) és: Com estava el dinar? Aissss...quin personal...
Abraçades a tots...LLuís P.

J. dijo...

Me uniré encantado a alguna excursión, siempre y cuando Joana prometa llevarme en brazos una vez, al menos, cada media hora.

mòmo dijo...

Marc: lo siento, con Joana encima y los pelos en la cara no vi ninguna.
Enric: yo cacé bastantes picaduras, algún arañazo y agujetas. Lo siento, ningún camaleón.
Lluis: El caldico, delicioso y efímero; la carne, abundante y cruda (la versión de mi madre: cara).
J.: lo consultaré con la muchacha, pero te advierto que es de lo más reticente a sumar esfuerzos...

Nodisparenalviolinista dijo...

Momó, desprendes opusianismo, como así? Un besazo, que es broma, guapaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!