11/3/08

Con esta van 100


Mi madre ha adoptado la costumbre de escribir todas las semanas un correo a sus "muy queridos hijos", "guapísimos hijos" o similar. Es un buen modo de tenernos a todos al corriente de los avances familiares en temas de suma importancia: limpieza del hogar, resultados de atletismo, visicitudes del fútbol, gripe, amortización de la nueva bicicleta, retiros mensuales (a ver si mi hermana o yo mordemos el anzuelo, pero no mordemos, no), etc. Creo que en parte lo hace para que mi padre no use los blogs y fotologs de sus retoños para divulgar noticias tan personales por el ciberespacio.

Pero las últimas noticias son inquietantes: Marc es el más guapo. Y lo que me escama no es el favoritismo, sino que Nico -el eterno pequeño de la casa- haya pasado tan drásticamente a un segundo plano. ¿Será porque es atleta? ¿Será porque está otra vez en casa, como hijo pródigo? ¿Será por M.? ¿Será por la idea de la bici? Lo cierto es que hay que reconocerle méritos.

Hay más noticias, estas más habituales: mis padres recorren el pueblo repartiendo las "coques" que ha vendido Nico (hace años vendíamos números y el trueque era instanténeo: me da el dinero, le doy el boleto; ahora lo que vende es la gastronomía y tipo televenta: primero se ofrece el producto, y unos días después se entrega). Ferran estudia en Valencia, pero no quiere perder mercado en el pueblo, así que lleva la televenta al teléfono: vende jamones; ni idea de cómo piensa entregarlos.

PD: Cartas como las de las imágenes le llegaban a Julián Marcos.

4 comentarios:

Marc Roig Tió dijo...

Yo acabaría la última frase con subordinada: "ni idea de cómo piensa que los entregaremos". Porque, al fin y al cabo, el dinero es para ellos pero el trabajo sucio toca a otros.

Por cierto, tienes deberes en casa de Ander.

Anónimo dijo...

Una pregunta: ¿Hacen entregas internacionales? Porque yo quiero una miqueta de coque.

Un besote para Nico.

Shir

nico dijo...

No pateixis, Mòmo. Quan torni de Fàtima tornaré a ser el més guapo de casa, la mare no podrà suportar una setmana sense el seu nen. Je, je.

am dijo...

Qué bonitos timbres y sobres. Y qué bien que mantengan esa comunicación familiar. Algo parecido sucede en mi familia, hay veces que no hay de otra más que recurrir al mail. Saludos!