24/4/08

Sant Jordi


Hace ya algunos años que no celebramos como solíamos, en familia, el día de sant Jordi. Que yo recuerde, era el único día en el calendario escolar en que la norma de mis padres dictaba que no íbamos al colegio por la mañana y -aún más paradójico- los hijos reclamábamos nuestro derecho a ir por la tarde. Pero todo tiene una explicación. La familia paseaba por las calles de Girona (Barcelona está igual de cerca, pero allí están los autores líderes de ventas firmando sus productos...), cada cual con sus gustos atentos a descubrir algún tesoro. Recuerdo, por ejemplo, el bochorno de mi hermana adolescente al aprtar un libro para poder leer entero el título que se escondía debajo y que empezaba Adelgaza... y seguía ... haciendo el amor. Recuerdo haber elegido para mí, un año, un enorme libro ilustrado sobre las Harley Davidson y sus moteros.
Por la tarde había concurso de poesía -los Juegos Florales- en la escuela, en ambas, la nuestra y la de los chicos. Como existían posibilidades de premio, no podíamos faltar (¡el orgullo, la fama!).
Ayer, después de recogerla en la guardería, llevé a Joana a la antigua estación de autobuses de Pamplona, convertida en feria del libro y de las flores. Intenté decantar sus gustos por alguno de los libros que a mí me gustaban: una edición bonita de Ricitos de oro, un par de libros de Eric Carle... Pero es una chica con carácter y gustos propios, y tenía muy claro que elegía ella, lo que invalidaba cualquiera de mis propuestas. Nos quedamos, por supuesto, con La Cenicienta. Otra vez. Para compensar mi frustración, le compré también una versión de Hansel y Gretel ilustrada por Cristina Losantos.
Yo me regalé Me como esa coma.

*El dibujo es de Cristina Losantos.

5 comentarios:

Marc Roig Tió dijo...

Qué años en los que ganábamos en los Juegos Florales, es decir, qué deshonra si alguno de los hermanos (ejem) no volvía a casa con premio.

Y hablando de libros. Al ritmo que vamos de publicación, pronto podremos responder a los escritores como lo hicieron con Dumas. Si nos pregunta si hemos leído su libro le responderemos ¿y tú, lo has leído?

Mae dijo...

quiero el libro de las comas ya!

J. dijo...

Al menos dejó que te regalases algo. Mira que si no... que podría haberlo hecho, eh...

Todo un carácter.

P.D: Me gustaba más la feria al aire libre...

eresfea dijo...

Aplaudo a tus padres por la decisión de dar fiesta a la familia, y en ese día. ¡Olé! Todas las familias deberían elegir un festivo para ellos, sí señor.
Y no comprendo a los niños que desean ir al colegio (pero quizá eso es una tara personal).

mòmo dijo...

Técnicamente no eran ganas de ir al colegio, Eresfea, sino la emoción por conocer el fallo del jurado y (sobre todo) gusto por el triunfo, el aplauso... (un poquito de vanidad, vamos).