29/10/08

Qué es amor


Son las 7:30 de la mañana cuando suena el teléfono.
Se dice que estos timbrazos de madrugada asustan, porque la única razón para ellos son las malas noticias. No veo por qué. Recibo bastantes llamadas a horas intempestivas porque a esa hora estoy en casa, muchas de ellas desde Perú (algo influye la diferencia horaria...), siempre por asuntos importantes:
- ¿Mònica?
- Mmmmmmgñf
- Me alegra que estés despierta. Ponte en marcha, tengo que comentar contigo unas dudas de sintaxis para mi clase de las 7 de la mañana.
- ¿Qué hora es?
- Aquí, las doce de la noche; para ti, las seis de la mañana. ¿Lista?
- Bien, dime.

Hoy es mi padre.
- Buenos días, ¿estás despierta?
- Eso parece. Buenos días. Dime.
- Nada, es que estoy haciendo tiempo antes de ir a trabajar.

4 comentarios:

Sergio dijo...

Así sí que se nota el cambio al horario de invierno.

tamalito con relleno dijo...

jejejejeje. Es que no puedo esperar a que te despiertes para hablar contigo, debo agarrarte desprevenida, que si no, me sales con que tienes qe hacer mil cosas, jejeje.

Pecé dijo...

Malo que PC lo sepa.

Marc Roig Tió dijo...

¿Y no lo haces tú también?