11/11/09

Desvelado el misterio de la Trinidad (titular sensacionalista)



Incluso san Agustín -hijo, por cierto, de santa Mònica- se desesperaba ante misterios como el de la Santísima Trinidad y le daba por aferrarse a simpleces como el maniqueismo. Pero no es tan complicado, basta con mirarlo todo con sencillez.






MAÑANA. MADRE E HIJA DESAYUNAN EN LA COCINA.

- Gracias, Dios, por las cosas que has creado.
- ¿Qué dices, Joana?
- Digo "gracias, Dios, por las cosas que has creado".
- Ah.
- Es que antes, ¿sabes?, no había nada (no dice nada, sino NADA, que es más impresionante).
- ¿No? ¿Ni siquiera yo?
- Ni tú. ¡Ni la abuela! Nada.
- Vaaaya.
- Y Dios lo creó todo (TODO, por supuesto). Y luego se murió.

* La foto es de Perú. Si no recuerdo mal, al fondo aparece el Mismi, donde nace el Amazonas.

2 comentarios:

Enric dijo...

Las mayúsculas se oyen.

Mae dijo...

Nietzsche y Joana...tema para una tesis.