23/9/11

La vie en rose


Joana está loca por su padre y eso es bueno. Loca por estar con él, loca por patinar con él, loca por ser su colaboradora en todo tipo de reparaciones (lo que le aporta mucho vocabulario; ya supera con creces mi limitado conocimiento de una caja de herramientas: martillo, destornillador, llave inglesa). Está loca y desborda amor. Así es ella.
Ahora yo quedo un poco al margen de sus explosiones de amor, pero no me importa. Fomento en secreto la locura de amor que ataca a mi familia.

- Mamá, ¿cómo os enamorasteis papá y tú?
- Bueno, nos conocimos, después nos fuimos conociendo más y nos dimos cuenta de que nos habíamos enamorado.
Es una explicación bastante sosa, ¿qué le vamos a hacer? El romanticismo nunca ha sido mi fuerte. Pero se conformó.
- ¿Y cuando estabais muy seguros de que estabais enamorados os casasteis?
- Pues sí.

Y aquí viene el giro inesperado, el final sorprendente.

- ¡Qué suerte tiene papá!
- ¿Por qué?
- Por haber encontrado una mamá tan sabia.

5 comentarios:

Sergio dijo...

¿Papá o aita?

tamalito dijo...

No entiendo cómo, pero siempre tiene la respuesta correcta y el comentario preciso. Ay, Joana d'Arc, eres lo máximo!

Mae dijo...

Cuando tenga un bajón pediré por una hija como Joana..jeje. Genial la charla del jueves. Quiero relatos del 24 con detalles keniatas!!

mòmo dijo...

Cuando me habla a mí "el pare"; ni papá ni aita, Sergio.

Andanhos dijo...

¡Qué familia más hermosa!
La explicación no me parece sosa, si mientras la dices, se te sale una sonrisa enamorada...
Besos.