15/2/10

Hacer amigos


- Mamá, qué oscuro...
- Sí.
- Qué suerte que están mis amigos, ¿eh?
- ¿Por?
- Mis amigos nos iluminan el camino con la linterna mágica.

(Pobre inventor de los faros del coche; seguro que nunca imaginó que sería ninguneado de este modo.)

- Pues sí que es una suerte, sí.
- Mamá, ¿sabes quién hizo a mis amigos?
- ¿Quién?
- Yo. Mira. Primero hay que dibujarlos, luego se recortan, soplas bien para hincharlos y luego los haces volar. Y con mi magia... ¡Plas!, ya tengo hechos a mis amigos.
- Ah, vaya.
- Sí. Y viven en el cielo.
- ¿En el cielo?
- Sí. Me pidieron las cosas y se construyeron una casa muy chula en el cielo.

Ya veis que no es difícil. Cualquiera puede hacer amigos. Sólo hace falta papel, lápiz, tijeras, unos buenos pulmones y algo de magia. ¡Ánimo!

2 comentarios:

Sergio dijo...

Es cierto, los últimos que hice se me fueron volando; unos aterrizaron en Zizur, otros atravesaron el atlántico. A ver si los encuentro pronto.

Enric dijo...

A lo mejor ha estado leyendo a Dale Carnegie...